libro_450_180

París llora la muerte del gran escritor Émile Zola. Cuando le llevan al panteón se hace un sorprendete hallazgo: un retrato del autor realizado por Paul Cézanne en 1908, dos años después de la muerte del pintor.
El descubrimiento de este cuadro coincide con el secuestro del hijo de Cézanne y la publicación en la prensa de un anuncio que ofrece "cambiar al hijo del pintor por el retrato de Zola de 1908". Comienza así, una investigación que encierra varios enigmas: ¿Cómo podía haber hecho Cézanne un cuadro en 1908, si había muerto dos años antes? ¿Quién desea tanto este cuadro?

Una sorprendente intriga policica ambientada en el atractivo marco de los circulos artisticos del Paris de principios del siglo XX. Bertrand Puard, ya considerado el renovador de la novela de misterio francesa, no duda en incluir a Cézanne o Picasso como personajes de una novela que hara las delicias de todos los aficionados al arte y a las intrigas inteligentes.

Sobre el autor

Bertrand Puard nació en 1977 y, apesar de su juventud, ya ha recibido importantes galardones por sus anteriores novelas como Musique de Nuit o La Petite Fille, le Coyote et la Mort. Además de precoz, Puard es excepcionalmente prolífico, ya que ha escrito más de diez novelas bajo su nombre o utilizando diversos seudónimos. Su obra, según los críticos, renueva profundamente el género policíaco.

Maeva (
www.maeva.es)